Archivo de la etiqueta: invasión soviética

¿A qué llamaron los británicos El Gran Juego y los rusos El Torneo de las Sombras?

Mañana se celebran elecciones en un Afganistan ocupado por fuerzas internacionales bajo mandato de la ONU. No siempre fue así. Antes las fuerzas internacionales venían sin que nadie las mandara y solo buscaban su beneficio propio. Lo que hoy es Afganistan ha sido desde siempre una tierra de paso para grandes imperios y superpotencias. ¿Qué ocurrió allí tal día como hoy hace justo 90 años?

Al Reino Unido cuando aún se llamaba Imperio Británico, no le temblaba el pulso si debía luchar alguna escaramuza con franceses, holandeses y alemanes en sus colonias africanas, tampoco le iba a temblar por enfrentarse a los rusos en Asia. La India era la joya de la corona británica y cuando los rusos se expandieron hacia el sur saltaron las alarmas. Por eso unos y otros se pelaron por emplazar en Afganistan un gobierno “amigo” (títere). Estas maniobras geopolíticas recibieron el nombre de Gran Juego. Los Afganos pastunes quisieron agradar a unos y otros y al final acabaron luchando con ambos una guerra de liberación que acabó con su declaración de independencia justo el 19 de agosto de 1919 con la firma del tratado de Rawalpindi.

No acabaron aquí los problemas para Afganistán. El lugar de los ingleses lo ocuparon los americanos durante la guerra fria y los afganos volvieron a encontrarse en medio. Los rusos invadieron Afganistán cuando las guerrillas islamistas amenazaban con derrocar el gobierno prosoviético. Los americanos no perdieron la oportunidad de ayudar todo lo que pudieron a sus amigos islamistas que luchaban por una causa tan noble (véase Rambo III). El Gran Juego continuaba. Un par de décadas después todos los amigos (Irán, Iraq, Afganistan,…) a los que habían ayudado los USA tan desinteresada y galantemente formaban el eje del mal. Casualidades tiene la vida.

Quizá después de tantas y tantas veces de cometer el mismo error alguien empiece a darse cuenta que el enemigo de mi enemigo no siempre es mi amigo. Sobre todo si duerme con un Kaláshnikov bajo la almohada al que quiere más que a sus hijos.

Deja un comentario

Archivado bajo Mundo Contemporáneo, Oriente Próximo