¿Por qué nombre se conocía a Irán en la antigüedad?

Hace unas semanas casi nadie sabía quién era Alí Jamenei o qué papel interpreta el Consejo de Guardianes en la política iraní. Estas últimas fechas, los periódicos se han encargado de ilustrarnos sobre estos y otros temas relacionados con este país tan importante en oriente medio. Esquivando como siempre disputas ideológicas y opiniones políticas se nos plantea esta pregunta ¿Cómo ha llegado Irán a ser lo que es ahora?

El territorio que hoy llamamos Irán ha sido conocido de siempre por la historia como Persia. Persa y no árabe es el idioma oficial del Irán de hoy a diferencia de la mayoría de los paises de confesión musulmana. Mongoles, turcos y sasánidas se han sucedido en el control del primitivo Imperio Persa. Figuras como Ciro el Grande, Jerjes, Darío, Alejandro Magno, Gengis Khan y Tamerlán se sentaron en el trono de Persépolis. Sin embargo la identidad persa se ha ido sofocando poco a poco durante los 14 siglos que lleva el Islam instalado en la región. Ni siquiera queda el nombre del imperio, que fue sustituído por Irán. A muchos les sorprendera saber que este nombre significa “tierra de los arios” ya que el origen étnico de la tan cacareada raza aria es el conglomerado indo-iranio (chúpate esa Hitler). Dejando a un lado la etimología continuaremos con la revolución de 1979.

Antes de la revolución, el último Sha de Persia pudo celebrar el 2500 aniversario del Imperio escenificando una cierta continuidad de la institución monárquica que representaba. Pocos años después, este último Sha huía de Teherán con el rabo entre las piernas. De poco le servía todo el apoyo americano a su proyecto laico de modernización de Irán. Tras masivas manifestaciones en la calle, el clero chií representado por el ayatolá Jomeini se hacía con las riendas del poder y el pueblo aprobaba en referendum la Constitución de la República Islámica de Irán por un sospechoso 99,9%. EE.UU. tuvo que buscarse otro aliado que se enfrentara a los fundamentalistas iranís y por eso encumbró a un tal Sadam Hussein al poder del vecino Iraq a principios de los 80. No tardó mucho el fiel perro Sadam en declarar la guerra al enemigo de su amo pero a Reagan le salió el tiro por la culata y pronto tuvo en contra dos regímenes en el Golfo Pérsico y no sólo uno.

Desde entonces a hoy Jameneí sustituyó a Jomeini como líder supremo y el decorado cambió tanto como se diferencian sus nombres, o sea, poco. Hoy los hijos de los estudiantes que en el 79 se manifestaron junto a Jomeini se están manifestando contra Jameneí. Nadie se atreve ya a descartar una nueva revolución aunque puede que esta vez sea menos islámica y más iraní.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Oriente Próximo

¿Que ocurrió durante Los Cien Dias?

A principios de 1815 Napoleón Bonaparte estaba exiliado en una diminuta isla del Mediterraneo mientras las llamadas Potencias Europeas dibujaban a su antojo el nuevo mapa de Europa en el Congreso de Viena. Esas mismas potencias le habían derrotado meses antes en la batalla de Leipzig que luego se llamó pomposamente “Batalla de las Naciones” seguramente porque todas las naciones (Inglaterra, Austria, Prusia, Rusia, Suecia,…) se aliaron contra Francia (o mejor dicho, contra Napoleón). Por fin se había derrotado al gran advenedizo. ¿Por fin?

Me hubiera gustado ver la cara de los representantes de esas Potencias Europeas cuando recibieron en Viena la noticia de que Napoleón había escapado de su isla y avanzaba hacia Paris con un puñado de soldados que iba creciendo día a día con nuevos voluntarios, cansados (otra vez) de que los gobernara (mal) un Borbón. Este Borbón era Luis XVIII, que no tuvo problema en aceptar la corona que su hermano se había dejado en la guillotina 20 años antes y que ahora le tendían los que entonces aguzaron la cuchilla. Los destacamentos enviados por el rey para detener al usurpador pasaban a engrosar las filas de Napoleón tan pronto como se lo encontraban. Se dice que en París apareció la siguiente pintada “Luis, no me mandes más hombres que ya tengo bastantes, firmado: Napoleón”. El Rey huyó y Napoleón reconquistó su corona Imperial.

El regreso de Napoleón tuvo la virtud de poner de acuerdo en algo a las Potencias del Congreso de Viena que estaban a la sazón a punto de declararse la guerra entre sí. Napoleón sabía esta vez que había que atacar rápido o el ejercito aliado sería irresistible. No se equivocaba pero los aliados tampoco se habían dormido en los laureles. El ejército Prusiano llegó justo a tiempo a las inmediaciones de Waterloo decidiendo la batalla que había de ser definitiva. Napoleón tuvo que abdicar (otra vez) tal día como hoy de 1815. Solo habían pasado 114 días desde su desembarco pero la historia prefiere los números redondos, así que la cosa quedó en Los Cien Días.

napoleon

Esta vez su dimiuta isla de exilio estuvo en el Atlántico Sur y nunca más salió de ella. El resto del siglo tampoco fue fácil para Francia. Restauración, II República, II Imperio, III República y todo para acabar de nuevo siendo invadidos por los alemanes en la Gran Guerra. Seguro que más de un francés suspiraría entonces porque volviera Napoleón, aunque fuera sólo por 100 días más.

Deja un comentario

Archivado bajo Edad Moderna, Europa

¿Qué es el muro de las lamentaciones?

La semana pasada dejamos a los judíos de Palestina muy ufanos con el milagro de hanukah. Poco les iba a durar la alegría. En el año 63 a.C Pompeyo conquistó la región para la (todavía) república de Roma. Para ser el imperio más poderoso del mundo, los romanos fueron sorprendentemente pacientes con la intransigencia, el conservadurismo y las arbitrariedades de los judíos (casi tanto como lo es hoy otro imperio igual de poderoso), pero al final se les hincharon las… narices y no les dejaron a los judíos ni ojos para llorar. ¿Es por eso que todavía hoy se lamentan contra un muro?

Al principio todo fue bien. Roma mantuvo la jurisdicción del Sanedrín sobre los distritos de Galilea, Samaria y Judea e incluso permitió a Herodes el Grande (sí, el mismo cuyo castillo adorna los belenes de Navidad) llevar el título de rey de los judíos y reedificar el templo de Salomón (ahora lo llamarían templo de Herodes). Otro día hablaremos de él, de Caifás, de Pilatos y de los pastorcillos de Belén pero de momento vamos a hablar de las guerras judeo-romanas. Las tres guerras judeo romanas siguen un patrón similar:

  1. Los judíos dejan de hacer sacrificios a Jupiter o al Emperador en su templo
  2. Los romanos prohiben el Sabat o el estudio de la Torá
  3. Los judíos atacan la guarnición romana
  4. Los romanos envían un general que sofoca la rebelión y/o arrasa la región
  5. Comunmente este general se convierte luego en emperador romano.

Así fue con Vespasiano, Tito (que destruyó el nuevo templo) y Trajano. En la tercera y última guerra judeo-romana Adriano arrasó Jerusalen y construyó una ciudad romana sobre sus ruinas. La mayor parte de la población judía fue asesinada y su religión proscrita. Como ya se dijo en un post anterior, se eligió el nombre de los enemigos filisteos para nominar la región de Palestina y donde una vez estuvo el templo de Salomón se levantó ahora otro en honor a Júpiter Capitolino.

muro de los lamentos

Tuvieron que pasar más de dos siglos para que la “tolerancia religiosa” del emperador Constantino permitiera a los judíos regresar una vez al año a lamentarse de sus miserias cerca de los únicos restos del segundo templo que dejó en pie la eficacia destructiva de Roma, un muro de contención de la época de Herodes. Los siglos siguientes tampoco fueron muy generosos con los judíos y cada vez tuvieron más cosas que lamentar junto a ese muro.

1 comentario

Archivado bajo Mundo Clásico, Oriente Próximo

¿Cuándo se produjeron las primeras elecciones europeas?

Abusando un poco del concepto de elecciones y un mucho del concepto de europeas, podría decirse que las primeras elecciones europeas tuvieron lugar a mediados del siglo XIV. Claro que entonces no se elegía un parlamento sino un Emperador y los electores no eran algunos cientos de millones sino sólo siete.

Con la coronación de Carlomagno en el año 800 (re)nacía un imperio en Europa Occidental. Era un imperio un poco de cartón piedra y practiamente murió con su fundador al ser repartido entre sus sucesores pero si uno busca en un atlas histórico de la Edad Media el mapa fundacional de la Unión Europea (hay que ser un poco bruto para intentarlo) lo más parecido que va a encontrar es el mapa de este Imperio Carolingio. Reunía a grandes rasgos Alemania, Francia, Benelux y el norte de Italia (entre otros territorios).

Otón I el grande heredó la parte oriental de este imperio a finales del primer milenio de nuestra era y como el nombre de Carolingio no tenía suficiente gancho (él no descendía directamente de Carlomagno) lo cambió por uno más fácil de recordar: Sacro Imperio Romano Germánico, que no fue ninguna de estas cuatro cosas. Para seguir con la tradición germánica, el emperador, antes de ser coronado por el Papa, debía ser elegido por los llamados Principes Electores que al principio no estaba muy claro quienes eran pero que a partir de 1356 fueron estos 7 señores:

Balduineum_Wahl_Heinrich_VII

Los arzobispos de Maguncia, Tréveris y Colonia, el Rey de Bohemia, el Conde Palatino del Rin, el Duque de Sajonia y el Margrave de Brandeburgo. Así es como nuestro Carlos I fue elegido su Carlos V (es decir, sobornando generosamente a los 7 electores).

El Sacro Imperio duró hasta que Napoleón se lo comió en 1805 para intentar “unificar Europa” bajo su control. Los alemanes lo intentaron dos veces más en el siglo XX y al final de los finales tuvo que ser la diplomacia y no las armas la que uniera (o empezara a unir) Europa. Este fin de semana todos nos hemos convertido en Principes Electores y si a vosotros no os importa yo me pido ser el Margrave de Brandeburgo que es el nombre que más me mola.

2 comentarios

Archivado bajo Edad Media, Europa

¿Cuando tuvo lugar la matanza de Tiananmen?

Hoy hace 20 años. En casi todos los periódicos podreis leer una crónica de lo sucedido entonces o entrevistas con supuestos protagonistas. De modo que vamos a abstraernos de lo concreto para responder a la pregunta del millon. ¿Qué significó y por qué se produjo la revuelta de Tiananmen? 

Los más avispados ya se habrán dado cuenta de que hay dos preguntas. Como es normal, contestaremos primero a la segunda. Tras la desaparición de Mao y muy poquito a poco, se hizo con las riendas de China Deng Xiaoping. A pesar de no ostentar ninguno de los tres cargos supremos de la República Popular, Deng era el verdadero amo e inició un camino reformista muy ambicioso en el plano económico, medianamente en el plano social y prácticamente nulo en lo polítco. Pensó que lo que importa es la pela y que si la gente vive (un poquitín) mejor no le importará tener un poquito menos de libertad. ¿A alguien le suena de algo? 

Paso lo que tenía que pasar y a unos (que llevaban 30 años de comunismo) las reformas de Deng le parecieron demasiado y a otros (que habían vislumbrado un destello de libertad al otro lado de la puerta que se entreabría) les pereció demasiado poco. Todo ese descontento se materializó en protestas estudiantiles y críticas de intelectuales. El resto es historia contemporánea. Deng se vio entre la espada y la pared y eligió la espada. Acabó expeditivamente con la revuelta y pudo conservar el poder ante los inmovilistas y mantener su programa de reformas que convertiría a China en un gigante económico. ¿Héroe o villano?. El precio, según a quien se escuche, fueron entre 200 y 4000 muertos y la aniquilación de la ingenuidad revolucionaria de toda una generación (o más).

 

tiananmen 

Hoy la plaza de Tiananmen será patrullada para impedir conmemoraciones o reportajes periodísticos. Twitter, Google y Flickr serán bloqueados para que los chinos no sufran con “demasiada información”. Ya nadie se imagina una revuelta estudiantil o intelectual dentro de China y para obtener hoy la famosa foto del estudiante solitario ante los tanques habría que echar mano del Photoshop. Hay que reconocerle al régimen chino que, si es eficaz en la economía, lo es mucho más en la represión.

Deja un comentario

Archivado bajo Asia, Mundo Contemporáneo

¿Cuándo acabó la Edad Media?

La respuesta a la pregunta es fácil, tal día como hoy, hace 556 años. No parece mucho ¿verdad? Por si alguien no se acuerda de la EGB, el hito que marca este tránsito es la Caída de Constantinopla en manos de los turcos otomanos que ocurrió el 29 de mayo de 1453. Debió ser raro para los bizantinos acostarse el día 28 en la Edad Media y despertar el día 29 en la Edad Moderna y siendo, por añadidura, o prisioneros de los turcos, o exiliados o cadáveres. ¿Cómo ocurrió esto?

Nos decían también en la EGB que el Bizantino era la continuación del Imperio Romano aunque en realidad tenía mucho más que ver con Grecia que con Roma. Griego era su idioma y griega su cultura y, a partir de 1054 (cuando el Papa de Roma y el Patriarca de Constantinopla de excomulgaron mutuamente), griega fue su religión. Ahí fue cuando empezaron a cavar su fosa porque el Cisma de Oriente supuso el extrañamiento entre los bizantinos y la Europa católica que desde entonces fueron más enemigos que aliádos. Con la excusa de que ya no había Cristiandad, los guerreros occidentales de la IV cruzada no tuvieron ningún reparo en tomar por las armas y saquear Constantinopla. Los bizantinos recuperaron su ciudad (hecha unos zorros) cuando ya empezaban a sonar trompetas de guerra en Oriente.

caida%20de%20constantinopla

 Los otomanos eran una tribu turca descendiente de los selyúcidas que poco a poco se hizo dueña de Anatolia. Un poquito por la contundencia de sus jenízaros y un poquito por la torpeza de los últimos emperadores Paleólogos, los turcos se plantaron ante las murallas de Constantinopla con pocas ganas de bromas. De poco les sirvió a los bizantinos reconciliarse con el Papa, la triple muralla  de Teodosio II, el fuego griego y la descomunal cadena que cerraba el paso del Cuerno de Oro a los barcos turcos. En la madrugada del 29 de mayo de 1453, el último emperador bizantino (muy apropiadamente llamado Constantino) pereció luchando junto a la muralla de Constantinopla y Europa ya nunca fue la misma.

Si os lo preguntan en el trivial la respuesta de arriba puede ser correcta pero si no quereis parecer unos simples, será mejor que lo elaboréis un poco mejor. La caída de Constantinopla supuso el exilio de muchos griegos ilustrados a las ciudades de Italia y Europa central que a la sazón bullían de Renacimiento y Humanismo. Añadid la invención de la imprenta y si queréis nombrad, como de pasada, el descubrimiénto de America (consecuencia directa del cierre del Bósforo a los mercaderes europeos de la ruta de la India) y quedaréis como perfectos intelectuales de gafas de pasta.

10 comentarios

Archivado bajo Edad Media, Europa

¿Qué es Hanukkah?

Creo que fue Churchill quien dijo “Todos los imperios de Occidente tienen dos cosas en común. Que han intentado acabar con los judíos y que no lo han conseguido”. En realidad la cita es falsa y me la acabo de inventar pero podría haberla firmado ese gordo cabrón que fue Churchil (si se le hubiera ocurrido a él). Si uno mira el mapa de Oriente Próximo se da cuenta del aislamiento de ese pequeño estado, enemistado con todos sus vecinos (y carente de la poción mágica de Panoramix), que es una isla judía en un mar musulmán. Siguiendo con el tema comenzado la semana pasada ¿Quién gobernó Palestina tras la caída de Jerusalén?

 Tras la destrucción del templo de de Salomón por Nabucodonosor en 586, el último de los reinos hebreos fue conquistado y hecho prisionero. Como quien a hierro mata a hierro muere, los babilonios fueron conquistados a su vez por el Imperio Persa que se mostro menos vehemente con los judios. A diferencia de sus primos del reino del norte (las llamadas “diez tribus perdidas”), el pueblo de Judá mantuvo intacta su identidad durante el cautiverio. Este es el motivo por el que desde entonces y hasta ahora se haya usado la palabra judío casi como sinónimo de israelita.

Tras el cautiverio en Babilonia el pueblo de Israel regresó a Palestina justo a tiempo para ser conquistado de nuevo por Alejandro Magno. Ptolomeos y Seleúcidas se sucedieron como amos de Palestina. Fue durante la dominación de estos últimos que ocurrió la revuelta de los macabeos, origen de la tradición judía de Hanukkah. Cuando los judios reconquistaron su templo descubrieron que solo había aceite para mentener encendido el menorah durante un día. Milagrosamente el aceite duró 8 días. Uno podría pensar que esto no es un milagro muy espectacular pero los judios son un pueblo muy suyo y Hanukkah es una de las fiestas más importantes del calendario. Para celebrarla se enciende un menorah de 8 velas en honor a los 8 días del milagro.

hanukkah

Quizá pensaron los israelitas que sus penurias habían terminado pero fue justo entonces que llamó a sus puertas el imperio que más cerca estuvo de acabar con ellos. Roma.

1 comentario

Archivado bajo Mundo Clásico, Oriente Próximo